El Derecho al conocimiento de los consumidores y los trabajadores

El Principio 10 de la Declaración de Río, adoptado en la Cumbre de Río en 1992, establece que toda persona deberá tener un acceso adecuado a la información sobre el medio ambiente que se encuentre en manos las autoridades públicas, incluida la información sobre los materiales y las actividades que encierran peligro en sus comunidades, así como la oportunidad de participar en los procesos de toma de decisiones. Los Estados deberán facilitar y fomentar la sensibilización y la participación de la población poniendo la información a disposición de todos.

El acceso a la información sobre el medio ambiente, por ejemplo, información relativa a contaminación o a productos químicos peligrosos, es de vital importancia para lograr una participación efectiva de ciudadanos y trabajadores en asuntos ambientales. Esta información favorece igualmente las medidas directas de protección del medio ambiente y de la salud pública llevadas a cabo por las partes afectadas.

El UNITAR ha respondido a la necesidad de proporcionar acceso a la información ambiental y químicos a través de sus programas de capacitación que apoyan la implementación

  •  De los Registros de Emisiones y Transferencia de Contaminantes (RETC),
  • Sistema Globalmente Armonizado de Clasificación y Etiquetado de Productos Químicos (SGA). Estos dos conceptos son herramientas fundamentales que promueven el derecho al conocimiento de la comunidad, de los consumidores y de los trabajadores, y han sido respaldados internacionalmente como elementos esenciales de un programa nacional de gestión de productos químicos.

Los dos conceptos son herramientas fundamentales para mejorar la comunidad, de los consumidores y los trabajadores el derecho de conocer y han sido respaldadas internacionalmente como elementos esenciales de un programa nacional de gestión de productos químicos.

Por favor, consulte el Programa de Gestión de Residuos y productos químicos de UNITAR para obtener más información.